Creatividad e innovación

“La creatividad se aprende igual que se aprende a leer.” Ken Robinson (Enlace a la entrevista realizada por La Vanguardia).

REDES: Los secretos de la creatividad

La creatividad se ha asociado tradicionalmente a una habilidad de algunas personas para crear, pero actualmente se cree que, más que un rasgo innato, la creatividad es una actitud, y por lo tanto, es algo que podemos potenciar, modelar, estimular, es decir, es  una actitud ante la vida, una decisión personal.

La creatividad es no aceptar que las cosas “siempre se han hecho así” y proponer nuevas fórmulas, cuestionar la tradición; creatividad es ser crítico, reflexivo y las personas creativas son personas que buscan la curiosidad, la originalidad, la flexibilidad, la constancia, la confianza en uno mismo, la empatía, la capacidad de revisar, darle la vuelta, repensarlo todo, la imaginación, el sentido del humor, la alegría, la sociabilidad…

Desde el convencimiento de que la “inteligencia creadora” (como la llama José Antonio Marina) puede entrenarse, este blog pretende mostrar actividades de aula en las que la creatividad sea un elemento esencial en la resolución de los retos propuestos. Y como docentes, convertirnos en “entrenadores” del proceso creativo.

El proceso creativo enfrenta (o más bien “ordena”) dos tipos de pensamiento, el pensamiento divergente y el pensamiento convergente:

Nuestras aulas no están diseñadas para llevar a cabo este proceso, así que tendremos que buscar la manera de implementar un cambio que consideramos necesario y vital para nosotros y para nuestros alumnos, pero también para nuestros centros educativos.

Os dejamos el enlace a la famosa conferencia de Ken Robinson: ¿Matan las escuelas la creatividad?, por si alguien no la ha visto todavía.

Reto_LAB pretende aportar ideas en este sentido, compartir experiencias que nos permitan aprender unos de otros, y sobre todo, comprobar que es posible este cambio.

Entendemos que la creatividad es una herramienta imprescindible para la innovación. Innovación en el aula, pero también ampliamos el horizonte más allá: queremos proporcionar a nuestro alumnado competencias y habilidades que, como futuros trabajadores, puedan aportar un “valor” especial  en las empresas o instituciones en las que trabajen: la búsqueda de soluciones nuevas a viejos problemas, o la detección de oportunidades para emprender, entre otras.

La innovación significa crear de la nada o modificar algo ya existente, pero para fructificar, esta innovación necesita aplicar la creatividad, y al mismo tiempo ser sistemática. 

Esta sistematicidad vendrá dada por la metodología que utilicemos, por lo que tendremos que buscar nuevas formas de enseñar que sirvan de marco pedagógico para encajar las ideas propuestas. Para ello proponemos el Aprendizaje Basado en Retos, tal y como explicamos en la sección correspondiente de este blog.

El aprendizaje de la creatividad

¿Y cómo puede aprenderse la creatividad?

Pensamos que de la misma manera que aprendemos otras cosas: practicando. Si queremos que nuestros alumnos sean creativos, tenemos que introducir actividades de aula que invitena ello, y dejarles la libertad y el espacio necesarios para ponerse “en modo creativo”.

David Kelley nos explica que, en primer lugar, hemos de construir nuestra confianza creativa:

La inteligencia creativa:

Un referente en metodologías que integran el proceso creativo en el aula es la profesora de Economía Blanca Cañamero (@blancanamero). Os invitamos a explorar su blog, y a aprender de las interesantísmas experiencias que plantea relacionadas con el emprendimiento:

Blog de Iniciativa Emprendedora